fbpx

La llegada del verano y el buen tiempo invita a disfrutar de actividades al aire libre como por ejemplo salir a pasear, hacer caminatas por la montaña, ir en bicicleta, disfrutar de la costa, entre muchas otros.
Escaparnos con nuestro perro es un gran ejercicio para observar su comportamiento en un lugar nuevo, además es muy positivo que cambié de ambiente y viva nuevas sensaciones, experiencias, etc. Aunque en algún momento nos podemos encontrar con algún susto o contratiempo y no tener nuestro veterinario de confianza cerca, por eso os damos algunos consejos y pautas de actuación básicas para ganar tiempo en caso de que tuviéramos que ir al veterinario que nos sea útil y sepamos reaccionar correctamente.

En primer lugar tendríamos que llevar una mochila con:
• Gasas estériles
• Un antiséptico como por ejemplo la clorhexidina
• Unos guantes de látex
• Esparadrapo hipoalergénico
• Agua oxigenada
• Vendas compresoras
• Tijeras y pinzas
• Un bozal
• Indispensable: Agua y comida

Para hacer una evaluación del perro tendremos que considerar aspectos cómo: Observación, postura, presencia de orina, excrementos, sangre, si respira correctamente, etc.

Hay que tener muy en cuenta evitar salir a pasear durante los horas de más calor, llevarlo siempre atado para rehuir de sustos y sobre todo es necesario facilitarle al máximo la adaptación al nuevo entorno. Por eso es aconsejable que os llevéis accesorios que le sean familiares como por ejemplo su mantita, su almohadilla y/o juguetes. Por último, pero no menos importante llevar siempre bolsas para excrementos.

Para más información puede dejar su comentario y uno de nuestros veterinarios atenderá su solicitud de manera personalizada.