fbpx

El tabaco mata, sin excepciones

El humo del tabaco nos hace fumadores pasivos, a nosotros y también a nuestras mascotas. Además de esta ingesta de humo nociva, existe el peligro que nuestros animales de compañía (perros, gatos y aves) ingieran cigarrillos. Los efectos que puede tener la ingesta de pitillos son extremadamente nocivos.

La nicotina es una de las drogas más adictivas. Es un estimulante que acelera el ritmo cardíaco, aumenta el riesgo de insuficiencia coronaria y dilatación de las pupilas. A la vez, aumenta los niveles sanguíneos de determinadas hormonas, incrementa la presión arterial, etc.

Se han realizado estudios que demuestran que la intoxicación por nicotina se manifiesta a los 15-45 minutos posteriores a su ingesta provocando excitación, salivación, vómitos y diarrea. Si la dosis ha sido muy elevada aparecen también problemas de debilidad muscular, depresión, trastornos cardíacos y coma. La muerte sucede como resultado de una parálisis respiratoria.

Se recomienda a los fumadores que conviven con mascotas que mantengan las cajetillas de tabaco, puros y chicles de nicotina escondidos para que no puedan acceder, así como eliminar las colillas de los ceniceros de manera frecuencia (estas contienen aproximadamente el 25% de la nicotina total del pitillo).

Somos plenamente conscientes que los fumadores tienen mayor riesgo de sufrir tumores, entre ellos un denominado linfoma maligno. Los gatos domésticos también sufren de linfoma maligno felino, siendo un cáncer común en esta especie. Se han realizado varias investigaciones que verifican que el riesgo relativo de sufrir linfoma maligno en gatos que viven con propietarios fumadores es de 2.4 veces superior al de aquellos que viven en hogares libres de humo de tabaco.

Las aves por su especial sistema respiratorio son mucho más sensibles a las intoxicaciones por inhalación. Su forma y funcionamiento es más efectiva que en los mamíferos. El pulmón está formado por unas estructuras semirígides, a partir de las cuales se proyectan varias bolsas delgadas en forma de globo, llamados sacos aéreos. Además la costumbre de los loros de picotearlo todo los sitúa en un lugar de riesgo similar a los gatos y perros.

Para más información sobre El tabaco mata, puede dejar su comentario y uno de nuestros veterinarios especialista, atenderá su solicitud de manera personalizada.

Si te ha gustado esta publicación de El tabaco mata sin excepción, también te podría interesar: La visión del depredador.

Para cualquier otra consulta, puede escribirnos a nuestro correo, a través de nuestro formulario de contacto o bien puede llamarnos a nuestros teléfonos de contacto y estaremos encantados de poderle ayudar.

Disponemos de seguros médicos que podrá encontrar en nuestra web, para que su mascota esté totalmente cubierta para su bienestar y para su tranquilidad:

Seguros HVC