fbpx
Tel. 93 803 12 68

¿Qué es un otohematoma y formas de resolverlo?

La Dra. Carla Roch, responsable del servicio de dermatología del HVC Roc Verd y Sarrià, nos explica que es un Otohematoma y las formas de resolverlo:

El otohematoma, como su nombre indica, es un cúmulo de sangre o hematoma en el pabellón auditivo. Se observa un tipo de inflamación en la cara interna o convexa del pabellón, con un tacto blando y fluctuante pero delimitado por el resto de piel del pabellón. Habitualmente, si no está afectada toda la superficie del pabellón, veremos una zona con aspecto de bolsa con este contenido blando al interior.

Es más habitual encontrarlos en perro que en gato, aunque es posible en las dos especies. En perros de orejas erectas, si el otohematoma es de gran tamaño, veremos la caída de la oreja afectada debido al peso que causará este.
La causa del otohematoma es un traumatismo. Este traumatismo, la mayoría de veces es secundario a un zarandeo de cabeza, o rascado con las patas, por picor. Este picor o molestia en el oído puede estar causado por diversas patologías, donde encontramos como destacadas, las alergias causantes de otitis, las otitis por ácaros o los cuerpos extraños (fragmentos de plantas, espigas …). No obstante, cabe mencionar que no sólo existe el picor como causa, sino que en ocasiones hay traumatismos no intencionados o patologías que cursan con fragilidad vascular u otros.

otohematoma perro-CARLA ROCH

La resolución de estos suele ser siempre quirúrgica. En casos muy leves se puede intentar drenar el contenido y realizar un vendaje compresivo, que junto con medicación, evitará que se rellena el espacio y se consiga la estanqueidad entre las dos capas cutáneas del pabellón. Este proceso no siempre es posible ya que a menudo hay recidivas importantes, que llevan a inflamar más la zona pinchazo tras pinchazo, y entonces la acción quirúrgica es la única solución. A nivel quirúrgico existen varias técnicas para resolver esta lesión, pero lo habitual, y la que empleamos en nuestros centros, se basa en realizar un drenaje de la zona bajo anestesia general y la aplicación de una esponja temporal suturada en la parte interna del pabellón, creando así succión y presión en la zona afectada. Al cabo de unos días de medicación y de llevar campana para evitar que se dañe la zona, los puntos de sutura y la esponja se retiran.

Por último, cabe mencionar que si el hematoma se distribuye uniformemente por todo el pabellón dado que se tarda mucho en resolver, el pabellón correr el riesgo de sufrir una deformación permanente, con un aspecto de oreja arrugada, de espesor superior a la habitual, con un tacto endurecido. Por este motivo, es de suma importancia acudir al veterinario con rapidez para poder realizar un diagnóstico y un tratamiento adecuado lo antes posible.

Para más información puede dejar su comentario y la Dra. Carla Roch o bien uno de nuestros veterinarios especialistas atenderá su solicitud de manera personalizada.