fbpx
Tel. 93 803 12 68

Los peligros de las espigas en perros | Ve con cuidado

Podemos encontrar espigas todo el año, pero es en los meses de calor cuando son más peligrosas, llegando a ser muy común tener que ir a consulta porque se han metido espigas en perros.

¿Qué son las espigas?

Las llamadas espigas son unas vainas que sirven para proteger las semillas de las plantas gramíneas. Se pueden reconocer bien porque tienen aspecto de flecha, con una punta, y son ásperas; tanto, que se agarran a cualquier superficie. No solo se pueden clavar las espigas en perros, en su pelo, sino también en sus tejidos blandos, como puede ser la piel o la mucosa.

Cuando no están maduras es cuando no son un inconveniente, eso es, mientras son de color verde. El problema está cuando se secan y adquieren ese color amarillo, lo que ocurre con el verano. Es justamente ahí cuando hay que tener mucho cuidado.

¿Por qué son tan peligrosas las espigas en perros?

Como decimos, en verano hay que tener un cuidado especial para que no haya espigas en perros y tengas que acudir a consulta con tu amigo. Ojo, que nosotros estaremos encantados de atenderos, pero por su salud, mejor evitar problemas.

El peligro de las espigas está en que no solo se pueden clavar en el pelaje, sino también en la piel. Esto puede provocar heridas, penetraciones y otros problemas bastante serios para la salud de tu peludo.

Problemas en la piel: dermatitis

Cuando tu perro tiene el pelo largo, las espigas en perros son muy fáciles de coger. Si tu colega peludo no se la quita mientras se lava o se la quitamos nosotros, habrá un nudo de pelo alrededor de ella. El nudo hace que la piel no transpire, también se producirá tensión en los poros del pelo.  Por ello, empezará a lamerse, para evitar el picor.  Y así se provocará la dermatitis.

Lo mejor es revisar que no haya ninguna después de que vuelva a casa de su paseo, y si vemos un nudo, deshacerlo.

Heridas provocadas por espigas en perros

Es muy fácil que se clave en la piel del perro porque su punta es afilada. Especialmente, pueden provocar heridas en las patitas, ya que pisan las espigas lo suficiente como para que se meta en los dedos y en las almohadillas.

Lo mejor que podemos hacer es revisar las patas, incluyendo estas zonas, y estar pendiente a cualquier indicio que nos pueda decir que hay una espiga escondida. Si la ves, retírala y cura la herida.

Otitis

Las espigas también pueden introducirse en las orejas. Esto puede causarle heridas internas que provoquen una infección y, a su vez, una otitis.

Dificultad para respirar

También puede pasar que tu perro aspire una espiga, que se le meta en la nariz. Algunas señales que te deben poner en alerta es que esté nervioso, que moquee y que estornude mucho. También puede sangrar por la nariz.

Como ves, las espigas en perros pueden ser muy perjudiciales para tu cuatro patas, incluso pueden llegar a ser muy peligrosas. Para evitar todo esto, lo mejor es que no le lleves por donde las haya, y que si tienes alguna duda, nos consultes enseguida.

 

Pueden contactar con cualquiera de nuestros centros y pedir cita previa en caso que sus gatos sufra alguna de las situaciones que hemos ido describiendo a lo largo del artículo.

Si te ha gustado esta publicación de «Los peligros de las espigas en perros | Ve con cuidado» también te podría interesar: Orugas en perros | ¿Que hago si a mi perro le pica una oruga?.