fbpx

¿Es frecuente sufrir infección de orina?

La Dra. Anna Caballé del Hospital Veterinari de Catalunya nos habla sobre la infección de orina en perros, causas, síntomas y tratamiento:

Las vías urinarias comienzan en los riñones, órganos encargados de filtrar y depurar la sangre. El exceso de líquido y las sustancias tóxicas circulan desde el riñón, a través de los uréteres hasta la vejiga de la orina. Al orinar la vejiga se contrae y la orina es expulsada hacia el exterior a través de la uretra. En los machos, en el trayecto de la uretra encontramos la próstata, glándula encargada de la producción de semen.

En este artículo nos centraremos en la especie canina, ya que los felinos tienen unas particularidades que trataremos más adelante en otro artíclo para la especia felina.

Las infecciones de las vías urinarias son muy frecuentes en la especie canina, sobre todo en las hembras, donde el trayecto de la uretra es mucho más corto y es fácil que las bacterias penetren desde el exterior por vía ascendente.

Hablaremos de cistitis cuando la infección afecte vejiga, prostatitis si afecta a próstata y pielonefritis si afecta a los riñones. Las 3 se pueden presentar juntas o por separado.

La bacteria más común es la Escherichia Coli, presente en la zona anal de los perros, y por lo tanto, ya sea por proximidad del ano con los órganos genitales o bien por lamido, las bacterias penetran hacia la uretra. Si el animal no orina a menudo para ir expulsando estas bacterias, o también dependiendo de la inmunidad de cada perro, las bacterias llegan hasta la vejiga provocando infección. También se puede ver afectada la próstata en el caso de los machos. Si la infección no se detecta y se trata de manera adecuada, puede ascender incluso hasta los riñones.

la otra vía de contraer infección de orina es vía hematógena, es decir, a través de la propia sangre del perro, como consecuencia de una infección en un punto alejado del cuerpo (herida abierta, enfermedad periodontal …)

También hay otros factores que predisponen a padecer infecciones de orina, como son cálculos en la vejiga (conocidos popularmente como piedras), tumores, etc.

Por lo tanto hay que estar atentos a cualquier síntoma compatible como pueda ser molestias al orinar (el animal parece que hace fuerza para expulsar la orina), lamido excesivo de órganos genitales, cambio de coloración de la orina, aumento de la frecuencia, y disminución de la cantidad (es decir, el animal tiene necesidad de orinar con frecuencia, pero saca mucho menos volumen de lo habitual).

Si esto ocurre se recomienda hacer un estudio de vías urinarias, que consiste en primer lugar en un urianálisis, con el que sabremos si tenemos alteraciones en la orina como sangre, cambios en su PH o densidad, cristales. etc.

La mayoría de veces se recomienda complementar este urianálisis con otras técnicas como son ecografía, radiografía y cultivos urinarios, para tener un diagnóstico más preciso y establecer el tratamiento más adecuado.

Las ecografías nos permiten diagnosticar patologías que pueden ser el origen de la infección, como cálculos en la vejiga, pólipos, tumores, etc.

El cultivo urinario nos permite identificar la bacteria en concreto que es el causante de la infección, así como los antibióticos más adecuados para eliminarlo.

Es probable que en algunos casos el animal requiera un cambio de dieta (si tenemos cristales en la orina por ejemplo).
También es importante que el animal se saque a pasear y no retenga la orina muchas horas, y que tenga siempre a su disposición agua limpia.

Para más información sobre infección de orina puede dejar su comentario y la Dra. Anna Caballé o uno de nuestros veterinarios especialistas atenderá su solicitud de manera personalizada.