fbpx
Tel. 93 803 12 68

¿Cómo bañar a un perro si no le gusta el agua? | Consejos caninos

Aunque a casi todos nuestros peludos les gusta el agua, hay algunos casos en  los que, para ser honestos, bañar a un perro no es una experiencia agradable. Esto puede ocurrir por muchas razones, como por ejemplo, que le tenga miedo.

La consecuencia lógica de esto es que tu perro se niegue y se resista a que lo bañes, y que cuando le hayas metido en la bañera se rebele y no te deje hacerlo. Así que si no sabes cómo bañar a un perro en estos casos, desde HVC te queremos dejar algunos consejos con los que conseguiremos transformar una experiencia desagradable para tu peludito en otra más fácil para los dos.

¿Tu perro tiene miedo al agua?

Para saber cómo bañar a un perro con miedo al agua, primero hay que saber si realmente esto ocurre. Los indicios que te pueden decir que tu peludo tiene este temor son los siguientes.

  • No quiere entrar en la bañera
  • Orejas hacia atrás
  • Trata de escaparse o se pone agresivo
  • Se sale de la bañera cuando ya ha entrado

Si este es el caso de tu perro, lo mejor es tratar de conseguir que asocie el baño con una experiencia más o menos agradable. Y a continuación te vamos a dar algunos consejos para conseguirlo. ¡Atento!

Cómo bañar a un perro que no quiere bañarse

Como decimos, cada perro es distinto y tiene un bagaje diferente. En él puede estar la raíz del problema, y por ello, lo mejor es que consultes con un especialista.

Sin embargo, sí puedes hacer algunas cosas para hacer que el baño sea una experiencia menos dura para tu peludo.

El entorno, que sea tranquilo para él

Esto es básico. Ten en cuenta que le va a generar desconfianza, así que tu tarea es eliminar esa sensación en tu peludo. Por eso, lo mejor es que no lo asustes más anunciando el baño, simplemente llévalo contigo y hazlo.

Otra cosa a la hora de saber cómo bañar a un perro es que no cierres la puerta, de esta forma no se sentirá atrapado, y, además, para que tenga más estabilidad, pon algo en la bañera para que no se resbale. Y hazle sentir bien acariciándole y hablándole despacito.

Si sabes que no le gusta, no añadas elementos que le hagan sentir más miedo, como la ducha. Puede hacer ruido y la presión del agua le puede asustar, así que hasta que se sienta seguro, ve mojando su pelo con un recipiente.

Un truquillo que suele funcionar es que si hay algún juguete que le guste mucho, se lo metas también en el agua para que pueda jugar con él, o que cuando lo estés bañando, le des una chuche o un premio, para reforzar ese comportamiento positivo.

Cómo bañar a un perro: lo más difícil, siempre al final

Cuando nuestro perrete esté más o menos tranquilo, es el momento de enjabonar. Si el peque se pone nervioso, lo mejor es parar un momento, darle un poco de juego, y cuando vuelva al estado de calma seguir. Luego viene el momento del aclarado, donde seguiremos las pautas mencionadas más arriba.

Para secar a tu perro, lo mejor es hacerlo con una toalla, puesto que, seguramente, no te va a dejar hacerlo con un secador.

Si tienes dudas acerca de cómo bañar a tu perro, sigue estas pautas y verás como todo es más fácil.

En el caso de que tengas alguna duda, en HVC, nos ponemos a tu entera disposición para resolver todas tus cuestiones y darte las pautas que puedas necesitar.

Puedes contactar en cualquiera de nuestros centros y pedir cita.

Si te ha gustado esta publicación de «¿Cómo bañar a un perro si no le gusta el agua?» también te podría interesar: 6 vacunas importantes para gatos y cuándo ponerlas.