Patologías esplénicas (bazo)

Consideraciones generales:

Aunque las patologías esplénicas de órganos abdominales son frecuentemente diagnosticadas en animales con sintomatología gastroenterica como vómitos y/o diarreas, no todos los órganos abdominales están relacionados con la digestión ni dan esos signos.

Destacaremos en este artículo las patologías del bazo, que es un órgano abdominal, no relacionado directamente con la función gastroenterica.

Sus principales funciones son hematopoyéticas, filtración, almacenamiento de glóbulos rojos y plaquetas, eliminación de células sanguíneas (fagocitosis).

Diagnostico:

El diagnostico precoz de las patologías esplénicas suele ser de carácter ocasional (hallazgo casual), mientras se realizan pruebas complementarias abdominales como radiografías, ecografía o TAC (Tomografía computada). De por si estas patologías en estadios iniciales no dan sintomatología.

El diagnostico de patologías de Bazo en estadios avanzados suelen coincidir con síntomas mas definidos, como apatía total de la mascota, sincopes (desmayos) o abdómenes abultados y dolor marcado.

Si bien la función hemodinámica y de defensa es muy importante, un animal esplenectomizado (sin bazo) puede vivir con normalidad, si la causa de la extirpación no es tumoral.

Decisión Clínica:

La decisión del médico clínico y/o cirujano tendrá base en la patología del órgano y en los signos del paciente, más que en la priorización de la función que desarrolla el bazo dentro del organismo.

Dentro de las patologías de bazo podemos diferenciar dos grandes grupos. Las neoplásicas (hemangiosarcomas) y las no neoplásicas (hematomas, abscesos, hiperplasia nodular).

Aunque las pruebas de imagen y punciones ecoguiadas aportan información valiosa, muchas veces el diagnóstico definitivo de estas patologías suele ser por biopsia luego de la extirpación quirúrgica.

El pronóstico del paciente tras la extirpación del bazo (esplenectomía) cambia abruptamente al comparar las patologías tumorales y no tumorales. En los casos no tumorales el pronóstico es bueno, y en los casos tumorales (mayoritariamente malignos) el pronóstico es grave con tiempos de supervivencia muy limitados.

Conclusión:

El diagnostico precoz de estas patologías depende en gran medida de la posibilidad o permisividad por parte del propietario para acceder a pruebas de diagnóstico por imagen (radiografía, ecografía o TAC) ante la indicación del veterinario en casos de sospecha de que la funcionalidad o estructura de cualquier órgano abdominal, pueda no ser correcta.

En los casos avanzados donde la sintomatología es manifiesta y abrupta, por lo general el veterinario debe indicar la opción quirúrgica y luego esperar los resultados de Biopsia para definir el pronóstico.

Si te ha gustado esta publicación de Patologías esplénicas (bazo), también te podría gustar revisiones geriátricas en perros y gatos.