Consejos para ir con el perro a la nieve

Durante esta época del año a muchos perros los gusta la nieve e ir a la montaña, aún así, cuando bajan las temperaturas es bueno tener en cuenta unas mínimas precauciones para que los paseos de invierno, tanto cuando nieva como cuando simplemente hace mucho frío, sean saludables para nuestros perros.

Protección de almohadillas

Las quemaduras por frío también son frecuentes, sobre todo si son cachorros o no están acostumbrados a pisar nieve. Tenemos que lavarles los pies antes de irnos de la montaña y evitar el lamido.
En caso de que el paseo sea largo, es muy recomendable ponerle algún tipo de protector para almohadillas con el objetivo de formar una fina pantalla que los ayuda a prevenir posibles daños. Otra opción son las botas de neopreno adaptadas para perros.
Para evitar lesiones y otras molestias, cada media hora aproximadamente revisar que no tengan bolas de hielo adheridas a los plantars.

Protección por el frío

La hipotermia depende de diferentes factores como, la medida del perro, la edad, el tipo de pelo, la constitución corporal, etc.
Los perros de medida pequeña tienen más superficie corporal por donde pierden calor, en cambio los cachorros y los animales geriátricos (avanzada edad) tienen más dificultad de termoregulació. Los perros de pelo corto como los perros galgos (galgos) acostumbran a ser más negrillas por la carencia de lana que los protege. Con una pieza de abrigar o impermeable podemos mejorar el control de la temperatura.

Ingesta de nieve

A la mayoría de perros los gusta comer nieve, puesto que es una fuente de agua refrescante, de todos modos una ingesta masiva puede acabar provocando vómitos. Para evitarlo es importante controlarlo.

Para más información puede dejar su comentario y uno de nuestros veterinarios especialistas atenderá su solicitud de manera personalizada.