A LA MONTAÑA CON MI PERRO

 

Antes de empezar

Elige bien la ruta

Planifica la salida pensando en tus capacidades y las de tu mascota. Para rutas largas, de alta montaña o travesías, averigua si vais a encontrar puntos de agua, si existen pasos de dificultad técnica que tu perro tal vez no pueda superar, intenta conocer el tipo de terreno que vais a pisar y consulta el parte meteorológico para predecir si va a llover, si hará mucho viento o demasiado calor.

 

Revisa el estado de salud de tu mascota 

No lleves a tu mascota a una ruta demasiado exigente si tiene problemas óseos o musculares.

Si la excursión es larga, tampoco es recomendable cachorros menores de 6 meses ni perros de edad elevada, ya que se cansan con más facilidad y puede no estar preparados.

Presta especial atención a tu mascota si hablamos de razas braquicéfalas, son más sensibles a los golpes de calor.

Lleva a tu animal con las vacunas y la desparasitación al día. Las salidas a la montaña pueden implicar el contacto con otros animales que pueden ser portadores de enfermedades víricas y parasitarias.

Lleva a tu animal chipado, ya que puede perderse y es imprescindible para que pudieran contactar contigo.

 

Cosas que no debes olvidar llevar contigo para tu mascota:

  • Agua suficiente y un bebedero portátil para dársela.
  • Un botiquín de primeros auxilios y su cartilla (pregunta a tu veterinario qué es lo indispensable según las características de tu perro).
  • Si la ruta es larga, se recomienda llevar algo de comer, ya que tu mascota también necesitará reponer energías, aunque nunca le des un gran atracón antes o después de hacer ejercicio.
  • Protector para sus almohadillas, sobre todo si camináis por terrenos agresivos.

 

Durante la salida

Controla tu perro en todo momento

  • Con el calor llega la época de orugas e insectos que pueden provocar reacciones alérgicas en tu compañero de aventuras.
  • Las espigas son otro enemigo de nuestras mascotas en ésta época. Pueden tener varias vías de acceso y causar problemas graves si no se detectan.

Evita que pueda ingerir excrementos y recuerda desparasitarlo interna y externamente a la vuelta si ha sido inevitable.

Si tu perro tiende a escaparse o a caminar lejos de ti mejor llévale atado.Pueden haber zonas de ganado suelto o zonas con corrientes fuertes de agua y sufrir un accidente. (Puedes usar correa extensible para darle más libertad).

 

 

Al final de la salida

  • De vuelta a casa revisa el estado general de tu mascota prestando especial atención a las almohadillas de sus patas.
  • Revisa zonas ocultas -entre los dedos, axilas o zona auricular- para detectar la presencia de garrapatas y/o espigas poderlas eliminar si las encuentras.
  • Déjale descansar antes de ofrecerle su ración de comida, especialmente si está muy agotado.
  • Si detectas cualquier alteración, no dudes en consultar con tu veterinario.