Cuando llega el buen tiempo, es cuando somos más conscientes de que hay que proteger nuestra mascota contra los principales parásitos externos que pueden coger. Somos más conscientes de la proliferación de estos insectos porque tenemos más contacto con la naturaleza que en los meses de invierno. Si que es cierto que algunos parásitos son más habituales en verano pero hay que recordar que la temperatura dentro de casa suele ser siempre bastante constante en verano y en invierno y que si entra algún parásito en casa, aunque estemos en la época de frío, éste no se morirá y seguirá reproduciéndose en ese entorno.
Por ello se recomienda proteger a nuestro animal durante todo el año.
Cada vez hay más productos en el mercado que son efectivos para prevenir estas infecciones (pulgas, garrapatas, ácaros, mosquitos). Pueden ser comprimidos orales, pipetas, collares, sprays …..
Según el habitat de nuestro animal, la vida que lleve y las características físicas que tenga (por ejemplo si son muy peludos) le irá mejor un producto u otro.
Como norma general, las pipetas se administran a sobre la piel una vez al mes. Según el fabricante y el modo de absorción de la pipeta pueden depositarse en un solo punto o repartirse por toda la zona dorsal del animal, siempre buscando el contacto del producto con la piel, ya que si queda sobre el pelo no hace el efecto deseado.
La frecuencia de administración se puede aumentar según el parásito que queramos proteger, a veces no protegen contra garrapatas durante 4 semanas y se debe administrar antes, cada 3 semanas. Si el animal se moja o se ha bañado la efectividad del producto también puede variar.
Hay que informarse bien en su veterinario de confianza, quien le asesorará de qué pipeta le puede ir mejor a su mascota, cómo y cada cuando le pondrá.

Para más información puede dejar su comentario y atenderemos su solicitud con la menor brevedad posible y de manera totalmente personalizada.