¿Cómo suministrar medicación a nuestras mascotas?

Sabemos las dificultades que podemos tener a la hora de dar medicamentos a nuestras mascotas, por este motivo Irene Navarro Solheim, enfermera veterinaria de la HVC Roc Verd, nos da algunos consejos para suministrar medicación a nuestras mascotas.

Es habitual que el veterinario recete medicación para tomar en casa para nuestras mascotas. Esta normalmente es en formato líquido (jarabe) o comprimido vía oral, entre otros. Pero, ¿cómo se los suministramos? Es Importante: Antes de elegir cualquier de las siguientes recomendaciones, consulte con su veterinario de confianza, cuál sería la manera más adecuada para su caso, a la hora de suministrar medicación.

JARABES

1. Con jeringuilla: Elevamos la cabeza de nuestra mascota y lo introducimos la jeringuilla por un lado de la boca (entre los molares). Una vez aplicado el jarabe, mantenemos la cabeza elevada (la posición ayudará a que la medicación sea asimilada) y le hacemos un leve masaje en la garganta para provocarle la deglución y evitar que lo escupa.

2. Mezclar con comida (si no se requiere tomar en ayunas): “Disfrazamos” la medicación mezclándola con el sabor de la comida habitual de nuestra mascota, de este modo lo ingiere sin darse cuenta. Utilizar poca cantidad de comida, así nos aseguraremos de que se lo acabe todo y de que se tome la dosis de jarabe correspondiente. Después ya añadiremos la comida que le falte para completar su dieta.

COMPRIMIDOS

1. Directo a la boca: Elevamos la cabeza de nuestra mascota, le abrimos la boca y lo introducimos el comprimido en el fondo de la lengua. A continuación, le cerramos la boca, manteniendo la posición con la cabeza elevada y, como en el caso de los jarabes, le hacemos un leve masaje a la garganta provocándole la deglución.

2. Ofrecer a modo de premio: Envolvemos el comprimido con algo de sabor que sabemos que les gusta (y puedan tomar). Por ejemplo: envolver con un trocito de jamón dulce o paté (latita). De este modo, “disfrazamos” de nuevo la medicación y se los hacemos más palatable.

3. Mezclar con comida: Seguimos el mismo procedimiento que en el apartado 2 de los jarabes. Aun así, hay mascotas que detectan el comprimido y lo apartan de la comida; en este caso, podemos triturarlo para mezclarlo mejor (antes leer las instrucciones del medicamento o consultar al veterinario, hay medicamentos que no se pueden triturar/trinchar/romper, puesto que están envueltos con una película de protector estomacal).

4. Introductor blando: Es una herramienta sencilla, similar a una jeringuilla con la punta de goma (blanda), que permite dispensar los comprimidos. Sólo hay que introducir el comprimido dentro de la goma y después, mediante la fuerza de compresión, el comprimido sale “disparado”. Irene Navarro Solheim, nos lo muestra en el siguiente vídeo:

 

En este segundo vídeo, Irene Navarro Solheim nos enseña como aplicar el introductor blando a nuestra mascota. El mecanismo es similar al de como suministrar comprimidos directamente a la boca (punto 2). La ventaja es que, en vez de introducir los dedos dentro de la boca, metemos la introductor, de forma que prevenimos de recibir un mordisco (sea voluntaria o involuntaria) por el acto reflejo de nuestra mascota.

Para más información puede dejar su comentario y atenderemos su solicitud con la mayor brevedad posible y de manera totalmente personalizada.