Durante todo el año hay que tener cuidado y proporcionar una alimentación sana y equilibrada por nuestra mascota. Lo más práctico hoy en día es utilizar alimentos comerciales ya formulados para ofrecer a nuestros animales una alimentación equilibrada. De todos modos no significa que no se pueda alimentar a nuestra mascota con comida “casera” pero, dado que para que esta fuera equilibrada tendríamos que invertir mucho tiempo calculando las proporciones de cada nutriente para lograr las necesidades nutricionales y energéticas diarias.

De forma esporádica podemos dar “premios” que no sean potencialmente nocivos para nuestras mascotas. Hay que destacar todo aquello que para nosotros incluso nos resulte “fuerte o agresivo” como por ejemplo: salsas, pizzas, embutidos, dulces….

Durante las fechas navideñas es prioritario extremar las precauciones para evitar ingestas sobre todo de chocolate, turrones, polvorones y restos de comidas navideñas. De este modo evitaremos en la medida necesaria problemas digestivos tales como indigestiones, pancreatitis y gastritis y que en ciertas razas y casos pueden ser muy graves.
Es importante remarcar que en muchas ocasiones ponemos la excusa o nos justificamos diciendo que sólo les daremos un “trocito pequeño”, aunque este trocito es pequeño en relación a nuestro peso y no en base al peso y al metabolismo de nuestra mascota, y por tanto las consecuencias pueden resultar altamente peligrosas para la salut de nuestra mascota.

La mayoría de estas intoxicaciones se pueden solucionar con la visita y si es conveniente la hospitalización de estos animales. Hay que recordar que los animales que ya tienen enfermedades crónicas de base puden ser más difíciles de tratar y tener menos éxito en el mismo.

Para más información puede dejar su comentario y uno de nuestros veterinarios atenderá su solicitud de manera personalizada.