Las hojas, flores y frutos de ciertas plantas que podemos tener en casa pueden ser potencialmente tóxicas para nuestros animales de compañía.
Las especies tóxicas más comunes aquí son: “adelfa, aucuba, caladium, cica, colocàsia, crisantemo, flor de pascua (o de Navidad), hiedra, jacinto, lantana, lirio, monstera, narciso, potus, prímula, neret”.
Los cuadros clínicos más frecuentes que aparecen son: irritaciones, digestivos y nerviosos y con menos frecuencia pueden aparecer efectos cutáneos y oculares.

¿Qué hay que hacer ante una posible intoxicación por plantas?
Cuando estemos todavía en casa hay que lavar con agua fría tanto la boca como los labios de nuestra mascota y a continuación traerla al veterinario para aplicar las medidas correspondientes para tratar la intoxicación; algo muy útil y en el caso que sea viable, es traer la planta responsable de la posible intoxicación al veterinario para mejorar el tratamiento y conocer mejor el pronóstico.

Para más información puede dejar su comentario y uno de nuestros veterinarios atenderá su solicitud de manera personalizada.