Esta semana el Dr. Marc Pérez del Hospital Veterinari de Òdena aborda un gran tema de interés como es el de los alimentos tóxicos para perros y gatos:

Las personas tenemos una alimentación muy variada, sobre todo aquellos que vivimos en la zona del mediterráneo. Sin embargo con la globalización mundial, hoy en día podemos obtener productos exóticos que años atrás era impensable. Por tanto, una pregunta que nos deberíamos hacer es: ¿Los animales también pueden comer cualquier cosa?
Evidentemente, la respuesta es NO. Los animales pueden ingerir alimentos que para nosotros no son tóxicos pero para ellos sí lo son. No sólo se trata de la toxicidad de los alimentos, sino del esfuerzo que debe hacer el organismo para digerir ciertos productos que no son tóxicos de por sí.

Es por ello que hoy queremos abordar la intoxicación de algunos alimentos de uso frecuentes para nosotros pero que pueden ser catastróficos para nuestros animales.
El primer grupo de tóxicos son aquellos que llevan metilxantinas, es decir el chocolate, café y té. Son productos de uso muy regular por nosotros, aunque en dosis muy elevadas pueden provocar graves problemas a nuestros animales de compañía. Lo más frecuente es cuando se observa nerviosismo, falta de descanso, hiperactividad, vómitos o diarreas, sintomatología que no es grave, pero si la ingesta de estos productos es excesiva podemos llegar a observar signos tan graves como convulsiones o alteraciones cardíacas graves que pueden poner en peligro la vida de los animales.
Otro grupo de tóxicos son aquellos alimentos que llevan disulfito de propilo, estos alimentos son muy frecuentes en nuestro dieta, hablamos de los ajos, las cebollas, las cebolletas o cuando llega la temporada los calçots entre los más frecuentes. Estos alimentos son realmente tóxicos, en ingestas moderadas provoca anemia, disfunción hepática o renal. Los signos más evidentes son: perder el pateito, excasa actividad, vómitos, diarreas y podemos observar una coloración amarillenta a nivel de las mucosas o la piel.
Finalmente, recordar que hay otros productos menos utilizados pero que también pueden ser nocivos como las nueces de macadamia.

La mayoría de estas intoxicaciones se pueden solucionar con la visita y si es conveniente la hospitalización de estos animales. Hay que recordar que los animales que ya tienen enfermedades crónicas de base puden ser más difíciles de tratar y tener menos éxito en el mismo.

Para más información puede dejar su comentario y el Dr. Marc Pérez o bien uno de nuestros veterinarios especialistas atenderá su solicitud de manera personalizada.