La gastroenteritis es la inflamación del tracto alimentario, pudiendo presentar como síntomas vómitos, diarreas, dolor abdominal y anorexia.
Las causas de gastroenteritis en nuestras mascotas pueden ser variadas.
Los perros suelen afectarse con mayor frecuencia debido a sus hábitos alimenticios menos discriminatorios que llevan a ingestión de alimentos en mal estado, consumo de material extraño, ingesta excesiva o modificaciones abruptas de la dieta.
Si la aparición es aguda se puede intentar el manejo dietético y sintomático, siempre que el propietario no hubiera observado o sospeche específicamente la ingestión de alguna sustancia tóxica u objeto peligroso se administran antieméticos para controlar los vómitos, un protector de la mucosa gástrica y una dieta adecuada de fácil digestión.
Si la sintomatología persiste será necesario hacer pruebas para descartar parásitos, infección por parvovirus u obstrucción intestinal e ingresar si es necesario para rehidratar y administrar el tratamiento endovenoso para poder controlar los síntomas.

La ingesta de huesos, juguetes plásticos, telas, cuerdas, piedras o palos pueden provocar obstrucciones en el tracto gastrointestinal que pueden requerir cirugía de carácter urgente con el fin de evitar perforaciones intestinales y peritonitis.

 

gastroenteritis -HVC

 

En esta imagen se observa un cuerpo extraño (pelota) en estomago de un labrador. En este caso se procedió a realizar gastrotomía para quitar la pelota.

 

gastroenteritis -HVC
Radiografía donde se observa una piedra en intestinos, en este caso la piedra había lacerado el intestino hubo que realizar una enterectomía (quitar un trozo de intestino dañado)

Es importante evitar la ingestión de objetos extraños y no dejar al alcance de nuestras mascotas objetos potencialmente peligrosos por su toxicidad o porque su tamaño haga que puedan llegar a tragarlo.
Si hemos observado que nuestra mascota ha ingerido alguna sustancia tóxica es importante acudir rápidamente al veterinario para que pueda provocar el vómito y evitar que la sustancia se absorba.

En caso de cuerpos extraños de tamaño considerable como una piedra, huesos grandes o piedras, es mejor poder intervenir antes que produzcan síntomas, quitarlos del estómago es menos peligroso que tener que intervenir cuando están en intestino.

En caso de vómitos y o diarreas de origen desconocido podemos intentar hacer 12 horas de ayuno y luego ofrecer agua en pequeñas cantidades para ver como la tolera y en caso de tolerarla bien ofrecer una dieta astringente de la misma manera, si la sintomatología persiste o se trata de un cachorro de pequeño tamaño u observamos un marcado decaimiento es importante acudir al veterinario.

 

Para más información puede dejar su comentario y la Dra. Andrea Weder o uno de nuestros veterinarios especialistas atenderá su solicitud de manera personalizada.