Problema comportamental muy frecuente en el perro y actualmente empezamos a detectar casos en ciertas razas de gatos (sobre todo orientales).
Es una conducta que puede llegar a ser molesta por el propio propietario pero también por los vecinos y por lo tanto en algunos casos puede ser causa de denuncias.
Problema conductual que aparece cuando el animal no tiene contacto con el propietario o bien cuando marcha da casa o cuando a pesar de que el propietario esté en casa el animal no tenga acceso a él. Los cambios de comportamiento están relacionados con respuestas de ansiedad tales como aumento de la actividad, aumento de las vocalizaciones, pérdida del control voluntario de las defecaciones y micciones, entre otros.
Cuando aparece el problema se ha de intentar solucionar lo más precoz posible para tener más probabilidades de éxito en el tratamiento. Si demora mucho este tratamiento la ansiedad por separación puede ser irreversible con todo lo que ello conlleva.
El tratamiento consiste en un programa de habituación a la ausencia del propietario que consiste en que este aumento de forma gradual de sus ausencias de domicilio. También hay que reforzar las conductas cercanas a la ansiedad por que el perro o el gato asocien que recibe atención cuando se comportan de manera nerviosa.
Hay que ir a visitar al veterinario para reconducir esta patología del comportamiento frecuente hoy en día en nuestros hogares.